sábado, 4 de mayo de 2013

llora sin consuelo...

pero no evitaras que Dios  te de fuerzas para seguir adelante  y disfrutar de la vida.