sábado, 4 de mayo de 2013

De nuestros errores aprendemos

No hay ser humano que diga yo soy perfecto,  porque todos en algún momento flaqueamos y vamos descendiendo  al sepulcro sin darnos cuenta, todos somos seres vivos  aptos para equivocarnos.